Suscríbete al newsletter

HomeNoticias5 hábitos tecnológicos para un 2022 más feliz!

5 hábitos tecnológicos para un 2022 más feliz!

¿Cansado de sentir que vas de un clic a otro? Los hábitos de los que te hablamos hoy te harán sentir que tienes el control y más energía para el día a día.

Solo 5 hábitos tecnológicos. Te confieso que soy una acaparadora de pestañas. Mis días on-line los paso digitalmente saltando de una pestaña a la siguiente. Abro nuevas pestañas, las lleno con noticias interesantes, documentos de Google, redes sociales y varias páginas aleatorias. Luego abandono varias de ellas durante semanas. Rara vez vuelvo a completar la tarea que comencé, pero dejo las pestañas abiertas con un optimismo que francamente no está justificado por mi trayectoria. 

Así que me he dispuesto a abordar este mal hábito del uso de internet en mis dispositivos para este nuevo 2022. Con más concentración y menos distracción como mi principio reto, llamé a mi socio y mentor Alberto Rodilla con el que suelo hacer sesiones de coaching. Normalmente se parecen más a terapias psicológicas que no un entreno para nuestro negocio.

Únete a nosotros y sé un #E&Cer: Ser #E&Cer

Me ha ofrecido varias sugerencias útiles que van más allá de los consejos de sentido común que tanto hemos escuchado. Como configurar un temporizador para las redes sociales y eliminar aplicaciones del teléfono. Pero antes de llegar a eso, permíteme compartir mi inusual experiencia de trabajar en una sola pestaña en lugar de las 26 que normalmente tengo en Chrome. 

Mi primera tarea: podar mi bandeja de entrada de trabajo. Todas las mañanas recibo al menos 100 correos electrónicos, de los cuales tan solo la mitad de ellos vale la pena enfocar mi tiempo. La mayoría de los días, salto de un lado a otro entre el correo electrónico y otras pestañas, a menudo Twitter, Facebook o sitios de noticias. (Para profesionales de mi sector es normal buscar nuevas tendencias en las redes sociales o portales de noticias para adquirir formación sobre ellas). Esta vez, sin embargo, me senté con mi única pestaña y revisé los mensajes, sintiéndome inusualmente concentrado en el trabajo. 

Volviendo al pasado

Una vez que terminé, volví a mis otras 25 pestañas y no me sentí del todo mal. En realidad fue peor que eso. Tuve la urgencia de hacer clic en cualquier pestaña que me diera la mayor satisfacción volviendo de nuevo a mis malos hábitos tecnológicos. Por el momento, era Twitter, donde un desfile de distracciones podría brindar una nueva perspectiva sobre la variante de Omicron o peleas humorísticas entre usuarios de alto perfil entre muchas otras opciones que nos puede ofrecer. 

En ese momento enlacé la prioridad satisfactoria con la búsqueda de la gratificación y el placer instantáneo. Nuestro subconsciente organiza las elecciones en función de las necesidades fisiológicas en lugar de prioridades reales. Incluso si me hubiera engañado a mí misma creyendo que era más inteligente que eso, no podía ignorar la revelación. Tuve un problema. Necesitaba hacer cambios que reorientaran mi cerebro lejos de los impulsos basados ​​en distracciones y hacia períodos de concentración profunda y sostenida. Alberto me habla de establecer estrategias con hábitos para hacer precisamente esto. Los cinco que encontré más transformadores fueron los que he seleccionado para este post y que creo que nos van a ayudar, a tí y a mi!

Malos hábitos tecnológicos


 «Nos hemos dado cuenta de estar informados y conectados entre comillas. La realidad es que no se ajusta a la mayoría de nuestros valores».

Construir en pausas

De alguna manera, hacer una pausa antes de agarrar un dispositivo o hacer clic en un enlace puede ser la habilidad mas difícil de cultivar. Son hábitos tecnológicos esenciales para volver a aclimatar el cerebro a una existencia menos frenética. Cuando no hay pausa y sigues un impulso de ver la venta de ropa que acaba de llegar a tu bandeja de entrada, o de perseguir el siguiente nivel en el juego que has estado jugando, o de responder a los últimos cinco mensajes de texto en un hilo grupal, el cerebro repetirá ese patrón una y otra vez. Para obtener más quietud interna y control externo sobre nuestras elecciones digitales os recomiendo interrumpir este hábito de pasar de un clic al siguiente. 

Temporizar malos hábitos tecnológicos

Puedes utilizar un temporizador de dos minutos cada vez que sientas la tentación de conectarte o usar un dispositivo cuando no es necesario. Hacer una pausa entre el reflejo y actuar de manera habitual le ofrece al cerebro la oportunidad de desarrollar nuevas habilidades. 

Me gusta la idea de la experiencia. Mi cerebro puede tener el control sobre la necesidad de verificar aleatoriamente si se ha vendido la casa recientemente renovada en mi barrio y por cuánto. Los precios de venta de las casas son una de mis curiosidades banales, y un hábito totalmente habilitado por Internet. Realmente necesito saber que precio tenía y por cuanto se ha vendido? Si fuese el caso puedo establecer espacio de tiempo durante la semana para verificar estos temas, en lugar de convertirlo en un hábito diario, aleatorio y que me haga perder el tiempo. 

Os recomiendo un acrónimo utilizado en los programas de recuperación de 12 pasos conocido como HALT (Hungry, Angry, Lonely, Tired) para introducir pausas durante el uso de la tecnología. Cuando tengas la tentación de coger algún dispositivo on-line para hacer clic, navegar o jugar, prueba primero a comprobar si sientes alguna de las emociones o sensaciones de HALT. Si es así, préstale primero atención a tu cuerpo, tal vez con un refresco, meditación, una caminata al aire libre u otra actividad relajante. Ese descanso puede hacer que sea más fácil renunciar a los malos hábitos tecnológicos y seguir «observando» tus valores. 

Aléjate de la pantalla

No soy una usuaria avanzado de Twitter, pero hay algo en la plataforma que me atrae. Disfruto leyendo los intercambios de otras personas, encontrando nuevos expertos y extrayendo ideas sobre lo que la gente piensa. A veces, navegar en Twitter me provoca una sensación como si tuviera un detector de metales en mis manos, escaneando el suelo sin cesar en busca de un tesoro. Por lo tanto, no sorprende que Twitter sea mi recurso cuando termino de escribir una historia, revisar mi correo electrónico u otra tarea. Abrir esa ventana es como una recompensa, pero también pierdo mucho tiempo desplazándome y luego pierdo de vista lo que quiero lograr a continuación. 

Es por eso que he decidido alejarme de mi pantalla una vez que haya completado una tarea. Esta es una especie de pausa, pero en sentido inverso. Al dejar mi teléfono después de responder un mensaje de texto en lugar de revisar mi cuenta bancaria o rastreador de actividad física al azar simplemente porque tengo estos malos hábitos tecnológicos, le doy a mi cerebro otra oportunidad de dirigirse a sí mismo con un propósito y significado. Lo que elijo hacer en los minutos entre reuniones, fechas límite o tareas en línea depende de mí, pero Alberto me ha ayudado a interiorizarlo y convertirlo en una actividad que se alinee con mis valores y objetivos. Para mí, eso podrían ser cinco minutos haciendo fisioterapia o jugando con mi hija. 

Cambia tu entorno físico

Cuanto más tiempo pases en línea, más fácil será perder el contacto con tu cuerpo. La postura del cuerpo vacila, la respiración se acorta, los músculos se tensan. Para regresar a tu ser físico, recomiendo agregar algo táctil a tu escritorio, o donde sea que más uses el teléfono o tableta. Esto podría ser arena cinética, juguetes antiestrés, Legos o algo similar. 

Opté por un cubo de Rubik. Cuando era pequeña, admiraba el que tenía mi vecino en su escritorio pensando que saber hacerlo era algo para personas de otro planeta. Desconocer su funcionamiento siempre me causó la sensación de ser pequeña en el universo y al mismo tiempo unas ansias de conocimiento que me han llevado a quien soy hoy. Si me siento particularmente estresado durante el trabajo, o tengo problemas para alejarme de la pantalla, cojo mi cubo de Rubik y enlazo los diferentes colores, como una forma de recuperar la calma. A su vez, eso hace que sea más sencillo practicar mis otros hábitos.

Unitarea en los hábitos

Antes de adoptar las recomendaciones de Alberto, mis hábitos tecnológicos parecía un laberinto imposible de terminar. Comenzaría en mi bandeja de entrada, tomaría un desvío a Slack, luego regresaría a mi bandeja de entrada, haría clic en una historia, leería la mitad de eso, luego enviaría un mensaje de texto a un amigo sobre su contenido, iría a Twitter para ver si alguien publicó al respecto. Al final, había olvidado lo que me propuse hacer en primer lugar. Mi uso personal de la tecnología, lleno de mucho desplazamiento, mensajes de texto, verificación del clima, llenado de carritos en línea y escucha de podcasts, no fue menos caótico. 

Alberto me recordó que la multitarea no es una cosa. El cerebro simplemente no puede hacerlo. Un mejor nombre para la multitarea sería cambio de tareas. Pero como madre, esposa, hermana, hija, amiga y empleada, me engañé a mí misma pensando lo contrario. Llené mi carrito de la compra en línea mientras también cocinaba la cena. Meditaba sin silenciar las notificaciones. Enviaba mensajes de texto a mis padres con fotos de su nieta mientras caminaba escuchando podcast de formación. 

Ahora, estoy incorporando pausas y tomando conscientemente la decisión de hacer una cosa a la vez. No siempre tengo éxito, pero la verdad es que es liberador. Sorprendentemente, mi cerebro se siente menos fatigado. Intentaba mantenerme presente en reuniones de trabajo y conversaciones de texto en Telegram en lugar de alternar entre ventanas y tareas durante los breves silencios mientras esperaba que la otra persona respondiese. Es más gratificante de lo que esperaba poder centrarse en una única cosa. 

Silencia y distancia tus dispositivos

Esta puede ser la sugerencia que más has escuchado, pero es fundamental: pasa gran parte del día, incluso ráfagas de tres minutos, sin su teléfono o dispositivo. Para reorientar verdaderamente el cerebro hacia la calma y tranquilidad, necesitas… calma y tranquilidad. Estoy experimentando con iOS 15 Focus Mode, que te permite programar notificaciones silenciadas durante la jornada laboral, así como durante la noche y mientras conduces. Intenté poner mi teléfono en el bolso con cremallera durante la cena. A veces, la idea de que me estoy perdiendo algo, como un texto importante o un simple Whatsapp, tira de mí durante el silencio. La mayoría de las veces, no pasaba nada y simplemente eran los malos hábitos tecnológicos. 

En última instancia, quiero estar cómoda sin que pase nada. Después de casi dos años de caos pandémico, estoy agradecida de que mi vida transcurra relativamente sin incidentes. Solo necesito seguir enseñándole a mi cerebro que eso también es algo bueno. 

No comments

Deja un comentario