Suscríbete al newsletter

HomeNoticiasCirugía de columna ayuda a personas con parálisis a volver a caminar

Cirugía de columna ayuda a personas con parálisis a volver a caminar

Un nuevo tipo de implante espinal quirúrgico permite a los pacientes con parálisis caminar, ir en bicicleta y subir escaleras en pocos días.

En un estudio clínico reciente del Hospital Universitario de Lausana en Suiza, la neurocientífica Jocelyne Bloch y su equipo de investigadores comprobaron la viabilidad. Se realiza con la estimulación eléctrica epidural (EES) de circuito cerrado en pacientes con parálisis (lesión crónica incompleta de la médula espinal – LME). Querían ver si el neuroestimulador implantado, junto con el entrenamiento de rehabilitación asistido mediante exoesqueletos, ayudaría a los pacientes a recuperar la capacidad de caminar.

Las lesiones de la médula espinal a menudo provocan un daño significativo en las fibras nerviosas largas llamadas axones provocando parálisis. Estos son responsables del transporte de los impulsos nerviosos hasta el cerebro en ambas direcciones. En una persona sin discapacidad, estos axones envían información sensorial (como el ejemplo clásico del dolor al tocar una estufa caliente) al cerebro. Este luego envía un impulso en respuesta (es decir, el reflejo de retirar la mano de la estufa) . Sin embargo, después de una SCI, estos axones pueden cortarse físicamente. De este modo no pueden volver a crecer y reanudar la comunicación con el cerebro debido a la presencia de tejido cicatricial pesado. En esencia, este tejido cicatricial crea un obstáculo que reduce o elimina el control del paciente sobre una parte o la totalidad de su cuerpo. 

La investigación

Usando años de investigación previa sobre SCI y los axones involucrados, el equipo de Bloch identificó haces específicos de fibras nerviosas. Estos están situados y salen de la parte inferior de la columna. Debido a que diferentes haces de nervios estimulan diferentes grupos musculares, los investigadores se pusieron a trabajar. Utilizando cadáveres, resonancias magnéticas y tomografías digitales para investigar el potencial de estimular haces específicos. De este modo producir movimiento en varias áreas del cuerpo con parálisis. Desarrollaron un modelo virtual que les permitió explorar cómo la ubicación de un electrodo implantado puede afectar la estimulación nerviosa. Posteriormente el equipo produjo un implante con 16 electrodos individuales que permitirían controlar qué haces se activaban.

Bloch y sus colegas reclutaron a tres pacientes voluntarios para recibir el implante. Cada uno de los cuales había perdido el uso de sus piernas después de una SCI incompleta. Posteriormente, los investigadores realizaron el ajuste fino del implante mientras los pacientes estaban acostados. Así eliminaron cualquier movimiento no deseado. En un día, los pacientes pudieron dar pasos en una cinta rodante siempre que tuvieran apoyo. 

Neuroestimulador para parálisis

Rehabilitación de parálisis

Los días siguientes incluyeron puesta a punto y rehabilitación asistida mediante robots sobre el suelo. Este tipo de entrenamiento de rehabilitación que se suele ver en pacientes con parálisis se utiliza con un arnés para soportar el peso corporal del paciente. Tres días de práctica permitieron a los pacientes caminar por la habitación con suficiente apoyo; más adelante, pudieron pararse sin apoyo externo y dar pasos usando solo un andador. Programas separados permitieron a los pacientes ir en bicicleta y remar en kayak, mientras que un paciente en particular ganó la habilidad de subir escaleras. La capacitación en rehabilitación en el Hospital Universitario de Lausanne duró aproximadamente seis meses en total, aunque los pacientes recibieron un sistema de uso doméstico para complementar su capacitación fuera del hospital. 

Bloch y su equipo esperan mejorar los electrodos adicionales que ayudan a recuperar las habilidades motoras en otras partes del cuerpo. Al mismo tiempo quieren personalizar el funcionamiento de los electrodos para pacientes individuales. Aunque se trata de un procedimiento bastante invasivo, este estudio clínico es prometedor para los pacientes con LME. Pueden recuperar el movimiento de sus extremidades y la ilusión de ser totalmente autónomos algún dia.

No comments

Deja un comentario