Suscríbete al newsletter

HomeNoticiasLas vacas y el metaverso

Las vacas y el metaverso

El Metaverso ha llegado a muchos ámbitos de nuestra cotidianidad. Uno de los mas ancestros no va a ser menos. La producción de leche y alimentos, nuestros básicos para sobrevivir han caído en el mundo tecnológico. 

Vamos a analizar cómo la realidad virtual, los efectos del Metaverso y el uso de visores pueden ser beneficiosos para la producción de leche en las vacas. 

Hemos visto que el Metaverso puede unirse con la realidad. Las bodas en metaverso ya se están poniendo de moda. Las compras en criptomoneda son tendencia. Incluso influencers o artistas son virtuales, personajes que no existen en la realidad. Todos estos cambios son abrumadores, pero ¿tenemos que tener miedo? Desde nuestro punto de vista no. La realidad virtual y el mundo real pueden coexistir e incluso fusionarse. 

¿Cómo se aplica el metaverso en las granjas, concretamente en las vacas? 

Después de varios estudios y análisis de observadores, en Turquía se ha experimentado con visores. Pues se les aplica una realidad virtual, haciendo que el campo visual de las vacas sea grandes prados verdes con paisajes virtuales agradables. El animal, podrá disfrutar de estas visiones sin moverse de la granja. 

Los efectos obtenidos fueron un bienestar del ganado, aportando un aumento en la cantidad de leche producida. A todos nos sienta bien un buen ambiente y somos más eficientes cuando estamos cómodos. Los animales no van a ser menos. Disfrutando de su visión en realidad virtual, son capaces de ser más eficientes en la producción. 

La idea nace de un ganadero, Izzet Kocak, que afirma el malestar de las vacas durante los duros inviernos. El frío, que siente el animal, como los efectos meteorológicos en los prados, aumentan la indisposición del ganado a su eficiencia. Él mismo, pensó que el bienestar del animal iba a crear un aumento en la producción láctea de las mañanas. A sí mismo, este uso de la realidad virtual genera impulsos de reducción estrés en los animales. 

El resultado fue una obtención del 8% más, en relación a lo habitual. 

Para más información: aquí: https://www.t13.cl/etiqueta/izzet-kocak

prado verde vacas

La realidad virtual tiene unos costes

Los visores de realidad virtual implican un coste de compra además de el consumo de la energía y los softwares. Teniendo en cuenta que estos dispositivos están planteados para humanos, el uso que le puede dar un animal genera varios desperfectos colaterales. 

Para el propietario estas pequeñas cosas van subiendo costes. Pues si el proyecto sale bien, puede dar nuevas salidas como nuevos modelos adaptados y nuevas herramientas para ahorrar en energía y gestión. 

Elegir entrar en el Metaverso siempre será una inversión con beneficios futuros.

“A nuevos proyectos nuevas dudas”

Asociaciones defensoras de los animales han reaccionado en posible denuncia dado que no se conocen los efectos a largo plazo para los animales. Al fin y al cabo, no tienen la conciencia de un humano, y el prolongado uso de estos visores de realidad virtual puede traducirse en respuestas negativas. 

Todo está por ver. 

En conclusión, ya no solo los humanos nos volvemos adictos a las nuevas tecnologías, sino también los animales pueden convertirse en esclavos de internet y los softwares digitalizados. Evidentemente, el bienestar del ganado siempre ha sido primordial para el ganadero. Hoy en día las técnicas y trucos se han transformado usando la tecnología y sobre todo, el universo Metaverso. Antes, como ya podemos conocer, los establos disponían de zonas más amenas para los animales con equipaciones de reproducción de música y espacios relajantes. 

vacas y metaverso

Qué tanto de sostenibilidad tiene este proyecto de metaverso.

Más de uno se habrá cuestionado qué nivel de sostenibilidad y conciencia hay en este proyecto de metaverso para las vacas. 

La respuesta es que dentro del sector, y como en todos en los que el metaverso ya actúa, habrá siempre gran parte de acuerdo y otra en desacuerdo. 

A simple vista, la imaginación es la única en poner los límites.

No comments

Deja un comentario