Suscríbete al newsletter

Home#TendenciasBeber café de forma sostenible

Beber café de forma sostenible

El café es la tercera bebida más consumida en el mundo solo por detrás del té y el agua. Con la creciente necesidad de mantener satisfechos a los consumidores, también surge una gran presión sobre los ecosistemas que sustentan la industria del café. La Organización Internacional del Trabajo estima que hay 250 millones de niños que trabajan como esclavos para producir artículos como café y azúcar. 

Hoy os presentamos algunos Tips para que tu taza de café diaria tenga un menor impacto en las comunidades humanas como en los ecosistemas que nos proporcionan esta popular bebida.

Tomar decisiones ecológicas al elegir café comienza con la comprensión de la variedad de etiquetas que ya se encuentran en el empaque del producto. Aquí hay una explicación rápida de las etiquetas que tienen los estándares ambientales más rigurosos.

1. UTZ para seleccionar el café. 

La organización UTZ se encuentra a la vanguardia de la sostenibilidad, estableciendo los estándares para el café, el té, el cacao y las avellanas. UTZ tiene estándares de certificación separados para agricultores, empresas y productos individuales. Hay estudios rigurosos respaldados por UTZ para garantizar las mejores prácticas teniendo en cuenta el medio ambiente, los proveedores y los agricultores.

Beber café de forma sostenible

2. Rainforest Allinace. 

La misión de Rainforest Alliance es «conservar la biodiversidad y garantizar medios de vida sostenibles», y para obtener esta icónica etiqueta, un producto debe incluir el uso de alternativas en lugar de productos químicos y pesticidas. Prácticas de siembra y cosecha que involucren el control de la erosión y eviten la deforestación. El uso del agua está restringida y debe tener en cuenta la gestión de ecosistemas. La gestión de la finca incluye estrategias para mejorar los medios de vida de sus trabajadores y la economía local, además de ser friendly con las aves.

3. USDA orgánico. 

Para obtener la certificación orgánica en los EE. UU., las prácticas agrícolas deben cumplir con las reglamentaciones orgánicas del USDA. Similar a los requisitos de Rainforest Alliance, las fincas deben mostrar que su plan de gestión de la tierra incluye métodos para evitar la erosión del suelo. Las granjas deben omitir los pesticidas y fertilizantes sintéticos. También deben demostrar que no se usaron pesticidas durante al menos tres años antes, lo que significa que el camino hacia la certificación orgánica es un proceso que implica dedicación y tiempo.

4. Comercio Justo del café y otras bebidas. 

Las etiquetas Fair Trade y USDA Organic son vitales cuando se consideran las prácticas de los caficultores internacionales donde los derechos de los trabajadores no están protegidos. El Comercio Justo se dedica a garantizar que los trabajadores, en las fincas cafetaleras reciban, un pago justo. La discriminación, el trabajo forzado y el trabajo infantil están prohibidos. Obtener un precio más alto brinda a las fincas una alternativa al apalancamiento de precios de los grandes compradores de café. Cuando el café se certifica como Comercio Justo y Orgánico, los productores reciben un aumento de precio premium por cada libra. Esto tiene un impacto significativo tanto en la economía local como en el medio ambiente.

Cuando selecciones el café que te tomas cada mañana, busca las etiquetas de comercio justo o cultivadas responsablemente que te hemos mencionado.

No olvides el té. 

El té todavía se mantiene firme en el segundo lugar en lo que respecta al consumo mundial. Muchas personas prefieren el té al café, especialmente como bebida por la noche o cuando quieren relajarse. Siguiendo las mismas pautas anteriores, es fácil cambiar tu té por alguno más sostenible.

También el vino. 

La mayoría de la gente cree que el vino es un producto natural que proviene simplemente de uvas que crecen de forma natural con la luz del sol, la tierra, el agua y la atención humana; luego triturado, fermentado y embotellado. De hecho, la viticultura es un gran negocio. Un proceso muy industrializado que es duro con el medio ambiente y los trabajadores. Es una importante industria global sujeta a las mismas restricciones de costes, márgenes de beneficio deseados y expectativas de los inversores que en otras industrias, lo que afecta la decisión de adoptar buenas prácticas ambientales.

Según VineBalance, una guía creada en Nueva York para prácticas de viticultura sostenible (el proceso de cultivo de uvas para vino y elaboración del vino), la viticultura sostenible es un intento de minimizar los impactos ambientales y garantizar la viabilidad económica y un lugar de trabajo seguro y saludable mediante el uso de prácticas de producción económicamente sanas. Los productores toman una multitud de opciones con respecto a las prácticas que utilizan para controlar el crecimiento de la vid, las malezas, las enfermedades, los insectos y la fertilidad del suelo. El nivel de sostenibilidad es la suma de estas decisiones que toman los productores en el curso de la producción de su cultivo.

A medida que el mundo se vuelve más consciente y preocupado por el impacto ambiental de la producción de vino, más viñedos ajustan sus métodos para disminuir la tensión causada en el medio ambiente circundante.

Para aquellos de vosotros que aman una buena copa de vino por la noche, elegid variedades orgánicas cultivadas por pequeñas bodegas a las que ofrecer apoyo.

No comments

Deja un comentario