Suscríbete al newsletter

Home#TendenciasEl coche eléctrico ¿La salvación del planeta?

El coche eléctrico ¿La salvación del planeta?

Coche eléctrico

No paramos de escuchar en todos los medios que el coche eléctrico ha llegado para plantar cara a los coches de combustión poniendo de este modo el fin a su vida. Países como Holanda, ya han establecido el año 2030 como supuesta muerte de los motores de combustión.

Es por que ello, que actualmente gran parte de los fabricantes de automóviles disponen de modelos eléctricos. Incluso muchos de ellos como Opel, han anunciado su plan de electrificación para toda la gama de sus modelos desde 2028.

También te puede interesar: Los 3 motivos por los que el coche no debe ser de propiedad.

Coche eléctrico

¿Son estos la solución perfecta contra la contaminación?

Ventajas

Siempre se habla de las ventajas que el coche eléctrico proporciona. La primera y más obvia es el proceso de obtención de energía de su motor, el cual evita el uso de combustibles fósiles. Y por lo tanto, la emisión de gases de efecto invernadero como CO2, tanto en los de gasóleo como en los de gasolina y el NOX (Óxido de Nitrógeno, conocido por ser cancerígeno) en los de gasóleo.

Además, el proceso de fabricación de un motor eléctrico es mucho más sencillo que el de un motor de combustión. También tiene un coste menor para los fabricantes el poder homologarlos en los diferentes países. En estos coches se destaca su casi nula emisión de ruidos, su barato mantenimiento debido a la sencillez del motor eléctrico y su gran rendimiento, debido a que la entrega del par motor es instantánea.

Desventajas

Su mayor contra es el sistema de almacenaje de la energía producida por el motor y el uso de baterías de litio. En primer lugar, se podría decir que la desventaja del uso de este sistema es la autonomía, sin embargo esta tiende a aumentar conforme avance las investigaciones. Por ejemplo Tesla, ya anuncio una autonomía de 1.000 kilómetros con una sola carga para su Tesla Roadster.

Otra desventaja es el coste del vehículo, un coste elevado debido al proceso de fabricación de las baterías de litio, ya que usa materiales que escasean mucho más que el petróleo. También el agotamiento de la capacidad de almacenaje de las baterías será un gran problema, debido a que será necesaria la sustitución de este.

Es en las baterías donde se encuentra uno de los dos principales problemas y no ya por su coste o la autonomía. Es por el proceso de tratamiento de las baterías de ión de litio como residuo, ya que la recuperación de los materiales es altamente contaminante y emite grandes cantidades de CO2.

El otro gran problema del coche eléctrico es el proceso de la generación de la energía eléctrica, el cual en la mayoría de países de la UE no usa en su mayor parte energías renovables.

Ejemplo

Pongamos un supuesto caso donde en España al menos un 80% de la población utilizaría un coche eléctrico. Esto provocaría un aumento en la demanda de electricidad y tal como se encuentra la infraestructura energética de España, supondría un gran coste de inversión en energías renovables para generarla.

Además, se estaría contaminando aun más por el uso de batería de litio y agotando este recurso con el paso de los años. Por lo tanto, el coche eléctrico por si solo es cierto que no contamina, pero sí lo que esta involucrado con el y entonces con este modo no estaríamos solucionando el problema definitivamente, lo estaríamos sustituyendo por otro solamente.

Lo que sí que esta claro, es que el fin del uso de combustibles fósiles tiene fecha y por ello, es necesario buscar soluciones.

Coche eléctrico

¿Qué alternativas hay?

Por un lado se encuentra el motor de hidrogeno, usarlo como combustible es una gran ventaja al tener una mayor relación de energía por unidad de masa. Su principal diferencia respecto a un motor de combustión, es que en lugar de emitir gases tóxicos, emiten agua como principal producto en el proceso de combustión.

Por lo tanto, este tipo de motor produce prácticamente cero emisiones y además, el hidrógeno es uno de los elementos más abundantes del universo

¿Entonces porque no se usan estos motores?

El problema es que el 96% del hidrógeno que se consume actualmente, se obtiene a partir de un combustible fósil. Si que se están invirtiendo ya grandes cantidades de dinero y tiempo en i+D para sacar adelante estos motores.

Por otro lado, está cogiendo mucho auge la fabricación de combustibles sintéticos como el E-Fuel. Esto supondría una de las mejores soluciones, que nos permitiría mantener las flotas actuales de vehículos y evitar el uso de baterías de litio. Su funcionamiento sería exactamente igual que un combustible fósil, pero sin emitir C02 y NOX a la atmósfera.

Esta última solución parece ser la perfecta, pero es necesario que se utilicen energías renovables para su producción y este tipo de combustibles necesita aún años de desarrollo para convertirse en una opción comercialmente viable. Eso sí, los resultados que se arrojan actualmente ya son bastantes esperanzadores y se consiguen combustibles con índices de octano superiores a los de la gasolina y diésel tradicionales.

Se ha analizado el coche eléctrico y a pesar de que ha venido para quedarse y formar parte del mercado automovilístico, no es la solución “perfecta” para la contaminación del planeta tal y como se pinta en los medios.

¿Por qué las marcas están electrificando sus modelos, si no es la solución definitiva?

Como punto de vista subjetivo, considero que hay un gran interés por parte de las marcas también en vender coches eléctricos, y no es por la salvación del planeta, sino por el gran beneficio que obtiene de la venta de estos. A pesar de que el coste de producción de las baterías es caro, se usa las mismas plataformas y carrocerías, esto ahorra una gran cantidad de costes. Además, el coste de homologación de los motores en los distintos países es muy barato.

Aprovechando todo esto, considero que venden muy por encima del precio muchos de los vehículos aprovechando el gran auge. Todo ello, por el interés en “salvar el planeta».

Como conclusión final, creo que el motor eléctrico no es ni de lejos la solución a la “salvación del planeta”. Aunque estarán en el mercado como una alternativa más como lo fue el gasóleo (conocido como “diésel») a la gasolina en su día. Por ello, habrá que seguir buscando soluciones más eficaces aún para los próximos años.

Artículo escrito por Raúl Daramus (experto en negocios digitales)

No comments

Deja un comentario