Suscríbete al newsletter

Home#Mundo E&CerMinimovilidad: ¿La próxima gran novedad en movilidad urbana?

Minimovilidad: ¿La próxima gran novedad en movilidad urbana?

Durante el mes de septiembre, específicamente del 16 al 22, se celebra en toda la Unión Europea la Semana Europea de la Movilidad, que tiene como objetivo sensibilizar a la ciudadanía sobre el daño que hace a la salud y al medio ambiente, el uso indiscriminado del coche dentro de la ciudad, así como los muchos beneficios que aportan los medios de transporte más sostenibles como la bicicleta, los monopatines, el caminar o el uso de los servicios de transporte público.

  • La movilidad eléctrica podría ayudar a reducir las emisiones y generar un crecimiento económico muy necesario.
  • Se necesitan políticas ambiciosas y estímulos económicos ahora para que esto sea una realidad.
  • Esto requerirá la cooperación entre los gobiernos a nivel local, regional y nacional.

Las opciones de micromovilidad de dos ruedas, especialmente los e-kickscooters y las bicicletas eléctricas de carga, se han vuelto muy populares en las ciudades. La minimovilidad de tres y cuatro ruedas puede ser la próxima gran novedad.

El panorama actual de la micromovilidad se define principalmente por bicicletas eléctricas, ciclomotores y patinetes eléctricos. Debajo de la superficie, sin embargo, otro segmento de movilidad con tasas de crecimiento igualmente impresionantes ha ganado fuerza recientemente: la minimovilidad de tres y cuatro ruedas. Este segmento, que se encuentra entre los automóviles y las bicicletas, incluye vehículos eléctricos (EV) de tres o cuatro ruedas en los que caben una o dos personas. Estos vehículos tienen un peso medio entre 100 y 500 kilogramos cuando están desocupados. Según el tipo de vehículo y la normativa local, su velocidad máxima varía de 25 a 90 kilómetros por hora.

Debido a su tamaño más pequeño, los vehículos de minimovilidad son menos costosos que los vehículos eléctricos estándar, consumen menos espacio y tienen más opciones de estacionamiento, características que son especialmente beneficiosas en áreas urbanas abarrotadas. Otras ventajas incluyen lo siguiente:

  1. Los vehículos de minimovilidad requieren menos recursos y energía durante la producción; esto es especialmente útil teniendo en cuenta que algunos recursos, como los componentes de la batería, ya son escasos.
  2. Los requisitos de energía para la operación de vehículos de minimovilidad son más bajos que los de los vehículos eléctricos estándar; esto es importante porque muchas regiones, incluida la Unión Europea, no podrán producir suficiente energía verde a nivel local durante décadas.
  3. Los vehículos de minimovilidad aumentan la seguridad porque suelen viajar más despacio y son más visibles para los peatones y ciclistas.

En comparación con otras opciones de micromovilidad, como e-kickscooters , bicicletas y ciclomotores, los vehículos de minimovilidad ofrecen mayor conveniencia y comodidad, incluida la capacidad para sentarse y una mejor protección contra el clima. Además, ofrecen espacio de almacenamiento extendido y una capacidad de dos pasajeros.

Si aumenta el interés en la minimovilidad, y si los reguladores impulsan esta opción de movilidad, este segmento podría alcanzar un mercado direccionable total de $ 100 mil millones anuales en China, Europa y América del Norte para 2030.

Para obtener más información sobre este mercado en crecimiento, el McKinsey Center for Future Mobility  encuestó a 26 000 personas en ocho países sobre sus opiniones sobre los vehículos de minimovilidad, incluida su disposición a comprar un vehículo de esta clase.

Minimovilidad para trabajar

El mercado de la minimovilidad

Si bien la minimovilidad atrajo a muchos segmentos de consumidores diferentes, surgieron patrones distintos. Por ejemplo, alrededor del 90 por ciento de los encuestados que estaban dispuestos a considerar estos vehículos vivían en áreas urbanas y suburbanas, y solo alrededor del 10 por ciento vivían en áreas rurales. Estos hallazgos pueden reflejar el hecho de que los residentes urbanos y suburbanos tienden a conducir distancias más cortas que se ajustan al rango de vehículos de minimovilidad. También pueden preferir vehículos que puedan caber en espacios de estacionamiento más pequeños que los automóviles tradicionales.

La encuesta preguntó a los encuestados específicamente si considerarían reemplazar su vehículo privado con un vehículo de minimovilidad a largo plazo. En general, el 35 por ciento de los que estaban dispuestos a considerar un vehículo de minimovilidad están dispuestos a dar ese paso. Un porcentaje mayor (más del 50 por ciento) está dispuesto a comprar un vehículo de minimovilidad y usarlo además de sus vehículos actuales; en otras palabras, una extensión de sus opciones de transporte actuales en lugar de un reemplazo completo.

Implicaciones para las partes interesadas en la movilidad

Según los resultados de la encuesta, creemos que los vehículos de minimovilidad son una extensión viable del panorama actual de vehículos de micromovilidad ligeros. Sin embargo, su creciente popularidad planteará problemas importantes para diferentes partes interesadas, incluidos los siguientes:

  1. Líderes de la ciudad: en áreas urbanas, la minimovilidad puede surgir como una alternativa viable, brindando los beneficios adicionales de una menor congestión, menores requisitos de espacio y menores emisiones. Sus ventajas sobre otras ofertas de micromovilidad, especialmente una mayor seguridad y protección contra la intemperie, podrían ser un gran atractivo, al igual que su precio más bajo, en comparación con los vehículos estándar. Para aumentar la cantidad de personas que pueden beneficiarse de los vehículos de minimovilidad, los municipios podrían implementarlos como soluciones de uso compartido de automóviles de marca blanca, en las que obtienen vehículos de fabricantes o proveedores privados pero los marcan como propios. Las ofertas podrían estar disponibles para alquiler en toda la ciudad y beneficiar a una población diversa.
  2. Proveedores de servicios de micromovilidad: las opciones de minimovilidad pueden representar alternativas rentables a los vehículos de uso compartido de automóviles actuales. Pueden ser especialmente importantes en ciudades pequeñas y medianas, que a menudo son mercados poco atractivos para los actores de micromovilidad establecidos.
  3. Fabricantes de vehículos: en muchos casos, los vehículos de minimovilidad podrían convertirse en una extensión importante de la marca de un fabricante,
  4. Nuevos jugadores: con un mercado de rápido crecimiento y una complejidad tecnológica limitada, las soluciones de minimovilidad pueden brindar una oportunidad de entrada para nuevos jugadores.

El interés en las opciones de minimovilidad está aumentando y las partes interesadas de la industria pueden ayudar a fomentar el crecimiento del mercado a través de una mayor colaboración y compromisos conjuntos. Algunos líderes de la ciudad podrían considerar implementar regulaciones que promuevan la aceptación de la minimovilidad, por ejemplo, o podrían pensar en lanzar campañas de marketing que aumenten la conciencia.

Por su parte, los proveedores de servicios de movilidad podrían considerar agregar un número significativo de opciones de minimovilidad a sus flotas. Con tales esfuerzos intersectoriales, los vehículos de minimovilidad podrían brindar una mayor comodidad a los residentes urbanos, así como una opción de transporte más ecológica para ayudar en la batalla contra el cambio climático.

No comments

Deja un comentario