Suscríbete al newsletter

Home#TendenciasMomento perfecto para los vehículos eléctricos, pero para los demás.

Momento perfecto para los vehículos eléctricos, pero para los demás.

Los precios de la gasolina han subido, los desplazamientos a los puestos de trabajo han vuelto y el petróleo ruso está bajo sanción. Lástima que la industria de los vehículos eléctricos no esté preparada para aprovechar el momento.

En los gráficos de los precios de la gasolina parecen acantilados escarpados. Las naciones de todo el mundo han prohibido el gas y el petróleo rusos tras la invasión de Ucrania por parte del país. Además, la crisis climática cada vez peor exige que la humanidad mantenga todo el carbono posible fuera de la atmósfera (e incluso saque algo ). Debemos ser conscientes que el transporte representa casi una cuarta parte de las emisiones globales.

Buen momento para los vehículos eléctricos

Vaya, seguro que sería un buen momento para tener un vehículo eléctrico .

 Las búsquedas de vehículos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos a batería aumentaron casi un 40% durante los últimos dos meses. Un 18% solo en la primera semana de marzo. Los ecologistas y los expertos en seguridad están de acuerdo. La semana pasada, un abogado principal del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales pidió a los estadounidenses que abandonaran sus vehículos a gasolina, argumentando, en un caso que iba más allá de los aterradores eventos de este mes en Ucrania, que “los conductores han sido rehén de los caprichos de los petrodictadores durante demasiado tiempo”. La guerra rusa ha revigorizado los llamados de la era Carter a la «independencia energética».

Mal momento para comprar

Lástima que sea un momento terrible para comprar un automóvil, especialmente uno eléctrico. Los problemas de la cadena de suministro pandémicos, las crisis de producción y las palabrerías del Congreso sobre el futuro de los subsidios eléctricos se han topado con nuevos desafíos vinculados a las sanciones económicas de Rusia. “No tenemos suficientes baterías ni capacidad de fabricación de automóviles para satisfacer la demanda de vehículos eléctricos hoy en día. Por lo que se está perdiendo una oportunidad excelente”, dice el economista ambiental Mark Paul del New College of Florida. Además, para las personas más afectadas por el aumento del coste de la gasolina, es probable que la electricidad siga estando fuera de su alcance. El precio de transacción promedio de un Vehículo Eléctrico (VE) nuevo es de $60,054 en febrero. Casi $15,000 más que el de todos los vehículos nuevos comprados en Estados Unidos.

Pero las mismas calamidades que han trastornado el mercado de la gasolina también han trastornado el mundo del automóvil. La demanda de semiconductores ya estaba aumentando antes de la pandemia, ya que los chips de silicio ahora se introducen en una variedad cada vez más vertiginosa de productos: juguetes, bombillas, máquinas industriales. La industria automotriz no es una excepción. Incluso el automóvil nuevo a gasolina más básico podría requerir 100 chips para alimentar su motor, seguridad y sistemas de info-entretenimiento. 

Los vehículos eléctricos avanzados pueden tener más de 1000. Pero los impactos en la oferta debido al alcance global de Covid-19 hicieron que a los fabricantes de automóviles les resultara aún más difícil encontrar los chips que hacen que sus vehículos funcionen. Ahora, los analistas proyectan que la crisis empeorará aún más porque Ucrania es un importante productor de gas neón. Estelo utilizan los fabricantes de semiconductores para alimentar los láseres que escriben en los chips de los ordenadores. Los expertos dicen que los esfuerzos para aumentar la producción de chips al rededor del mundo no darán frutos durante años.

Escasez

En gran parte debido a la escasez de chips, las ventas de vehículos estará un 20% por debajo de un año de producción normal.

Esa escasez también está ligada a la inflación, que aumentó en toda la economía de los EE. UU. en un 7,9 por ciento en comparación con el año pasado. Es probable que los precios más altos que los fabricantes de automóviles están pagando por las piezas lleguen a los clientes. Lo que podría significar que los automóviles no serán más baratos en el corto plazo.

La invasión rusa de Ucrania ha enviado a otras partes de la cadena de suministro automotriz a una lucha. Rusia es un importante productor de níquel, un componente clave de las baterías de los vehículos eléctricos que se volverá aún más importante a medida que los fabricantes de automóviles busquen extender los rangos entre cargas de los vehículos de alta gama . Aunque técnicamente las importaciones de níquel ruso no han sido prohibidas por las sanciones, el conflicto ha disparado el precio mundial de la materia prima. Esto puede deberse a que las empresas están preocupadas por el riesgo para la reputación de tratar con firmas rusas.

La crisis de los vehículos eléctricos ha llegado en un momento terrible. Pero incluso si el país tuviera flotas de ellos saliendo de las líneas de ensamblaje, muchas personas aún no estarían listas para comprar. Son muchos los propietarios que tienen sus vehículos durante 15/20 años. Incluso si se prohibiera la compra de vehículos a gasolina, hoy, en el primer mundo, aún se tardaría alrededor de 15 años para que todos fueran vehículos eléctricos.

No comments

Deja un comentario